• Título: Me dejaría morir en el sillón
  • Autor: Mavi Massaro
  • Género: Poesía
  • Formato: 13 x 13 cm
  • Páginas: 64
  • Nº ISBN: 978-987-4970-33-6

 

"Una voz harta de las convenciones, de las expectativas y de las crisis, harta de la pose de escritor tanto como de la exigencia productivista y de la sensación de que no hay futuro. Una voz que es muchas, aunque sea propia, y que la poesía permite habitar. Desde su título, Me dejaría morir en el sillón se presenta como una oda al “no hacer nada”, que contiene en sí toda la potencia de lo no hecho, de lo no dicho que aguarda y que también puede convertirse en materia poética. Mavi construye una voz entre la ironía y el drama que nos lleva a contemplar la fruta pudriéndose en el capot del auto, o a meter los dedos en la caja de fósforos para mostrarnos la quietud en la que puede anidar toda la fuerza. A la vez, nos estampa en la cara cómo puede hacer poesía con cada instante y así nos descubre la potencia estética y la energía crítica que anidan en el hartazgo."

 

Lucía Esteban

 

 

Me dejaría morir en el sillón - Mavi Massaro

$1.000
Me dejaría morir en el sillón - Mavi Massaro $1.000
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Almagro (CABA) Puedes retirar gratis tu compra en el barrio de Almagro coordiándola por mail.

    Gratis
  • Título: Me dejaría morir en el sillón
  • Autor: Mavi Massaro
  • Género: Poesía
  • Formato: 13 x 13 cm
  • Páginas: 64
  • Nº ISBN: 978-987-4970-33-6

 

"Una voz harta de las convenciones, de las expectativas y de las crisis, harta de la pose de escritor tanto como de la exigencia productivista y de la sensación de que no hay futuro. Una voz que es muchas, aunque sea propia, y que la poesía permite habitar. Desde su título, Me dejaría morir en el sillón se presenta como una oda al “no hacer nada”, que contiene en sí toda la potencia de lo no hecho, de lo no dicho que aguarda y que también puede convertirse en materia poética. Mavi construye una voz entre la ironía y el drama que nos lleva a contemplar la fruta pudriéndose en el capot del auto, o a meter los dedos en la caja de fósforos para mostrarnos la quietud en la que puede anidar toda la fuerza. A la vez, nos estampa en la cara cómo puede hacer poesía con cada instante y así nos descubre la potencia estética y la energía crítica que anidan en el hartazgo."

 

Lucía Esteban